dima
  • Gilda

    Esta vez, nuestra antiprincesa es la de la música alegre, la del baile liberador, y es, también, una cantante y compositora que supo lo que quería ser desde chiquita, aunque le custó realizar su sueño to da la vida. Y que se transformó en una santa popular, de esas que ayudan al pueblo porque nacieron del pueblo mismo. Disponível em espanhol.